Viviendas de alquiler turístico: un modelo de negocio en alza

3874778748_10b4bc471c_z

Foto: Manuel Martín (Flickr)

Según un estudio realizado por la Universidad de Salamanca en colaboración con el portal HomeAway, el número de personas que se han decidido a emplear viviendas de uso turístico en España ha crecido de forma espectacular, llegando a los ocho millones y medio de viajeros en el período comprendido entre los años 2014 y 2016.

Estos datos se han recogido en el III Barómetro del Alquiler Vacacional en España, cuya anterior edición realizada entre los años 2012 y 2014 mostraba una cifra bastante inferior que se ha visto aumentada en más de tres millones de viajeros, pasando de ser el 34% de las pernoctaciones a un 36%.

En base a los datos que arroja el informe, en España los viajes han visto reducido el tiempo medio de estancia, pero por contra se hacen con más frecuencia. Se ha pasado de una media de 8,22 noches de 2014 a las 5,74 de 2016, pero el número de veces que alquilamos ha pasado de 2,69 en el 2014 a 3,46 en 2016.

Según el Barometro el gasto total generado por este tipo de negocios ha generado en España más de 12.500 millones de euros durante los dos últimos años de los 2.500 corresponden a gastos de alquiler, mientras que unos 9.696 millones se deben a los gastos realizados durante la estancia como compras, restaurantes, etc.

Esta diferencia se ha visto aumentada por el descenso de número de pernnoctaciones, que ha conllevado una reducción de los precios de los alquileres. Estos han pasado de costar una media de 567 euros en 2014 a los 449 que muestran los datos de 2016, por lo que aumenta el numero de viajes y se favorece el comercio de los alrededores y de la economía en general.

Según una encuesta, mas del 70% de las personas preguntadas dijeron haber usado o tener intención de usar este tipo de alojamientos, la mayoría en los meses de verano, pero con un 23% nada desdeñable en otoño. El precio suele ser el principal motivo para la elección y como principal motivación destaca la voluntad de pasar tiempo con las personas con las que se viaja y descansar como los principales motivos del viaje.

Se trata por tanto de un modelo de negocio que, a pesar de las polémicas que ha provocado y las criticas que recibe desde el sector de la hostelería, especialmente de los empresarios hoteleros, parece que ha ido superando escollos poco a poco y se está consolidando como un modelo de negocio a tener en cuenta, ya sea a la hora de reservar nuestras próximas vacaciones, o bien si tenemos alguna segunda vivienda en desusos que podamos rentabilizar alquilándola.