Conoce los pros y contras de compartir piso

En estos tiempos es muy común ver a estudiantes que salen de su ciudad natal para estar más cerca de la universidad y se ven en la obligación de compartir piso, para disminuir los gastos de vivienda; no obstante, este no es un caso aislado de estudiantes, hay quienes lo hacen por motivo de trabajo.

Para estas personas que salen de su pueblo en busca de mejores oportunidades de empleo también resulta difícil vivir independiente, al menos en los primeros meses, quizás años y esto es debido al alto coste de las viviendas.

Sin embargo, es importante que antes de tomar la decisión de alquilar una habitación en un piso compartido conozcamos las ventajas y desventajas que ello implica. Aquí algunas de ellas.

Ventajas

Estas son las principales ventajas de vivir con una o más personas:

Compartir gastos

Indudablemente la mayor ventaja es la de compartir gastos. La vida suele ser cara en determinadas ciudades de España y encontrar a alguien que te ayude a aligerar la carga del pago de los servicios siempre será de beneficio.

Una experiencia interesante

Otra ventaja de compartir piso es la experiencia misma. Supone una buena oportunidad para aprender a convivir con otras personas. Esa convivencia sacará lo mejor y lo peor de cada uno, algo que sin duda alguna aportará ingredientes positivos a nuestro proceso de maduración.

Crear nuevos lazos

Pese a las dificultades que puedan presentarse, a raíz de que son personas distintas, de costumbres diferentes; esta cercanía les obligará a crear lazos más estrechos, donde más que compañeros de piso, se convertirán en amigos. Siempre es bueno tener a alguien con quien compartir las experiencias del día.

Desventajas

Como no todo es color de rosas, compartir tu espacio con otras personas también tiene sus puntos negativos.

Caracteres diferentes

Es el principal punto a manejar. Debemos reconocer que no todos somos iguales y no siempre estamos del mismo humor. Es difícil dar con alguien con quien no tengas diferencias en un momento determinado. Se debe ser muy minucioso al momento de elegir a nuestro compañero, puesto que la experiencia podría terminar muy mal.

Repartir las tareas del hogar

Es primordial que antes de tomar la desición de alquilar tu parte del piso, estén claras las reglas del hogar, incluyendo las tareas. Procura que cada uno asuma sus responsabilidades y que todo quede claro, de manera que se puedan evitar conflictos a posteriori.

Conocer las aficiones de nuestro compañero

Esto es tan importante como dividir el pago del alquiler. Si estas cosas no quedan claras, es posible que un día llegues y te lleves una desagradable sorpresa.

Dividir los espacios para las cosas personales

Esto puede resultar insignificante, pero suele ser unos de los principales inconvenientes de quienes comparten vivienda. Es importante que definan los espacios de cada uno, así se evitarían que alguno tome el postre del otro “por error”.

Si tomamos en consideración estos puntos, antes de decidir quién será nuestro compañero de vivienda, probablemente nos evitemos tener que cambiarnos en menos tiempo que lo que nos tomó instalarnos. ¡Buena suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>