Consejos para dejar un piso de alquiler

En la actualidad, el alquiler de pisos está en constante crecimiento –en el segundo trimestre de 2015 volvió a subir-. Existe una fuerte demanda de este modo de vida, sobre todo por parte de la gente más joven que ve demasiado caro el precio y los requisitos para disponer de una vivienda en propiedad. Es habitual cambiar a menudo de casa por motivos de trabajo, de zona o porque hemos encontrado un piso que se ajusta mejor a nuestras exigencias y a nuestro bolsillo. Sin embargo, tenemos que dejar el piso correctamente.

La fianza se entregará a la devolución de las llaves

La primera opción antes de nada es revisar el contrato para ver lo que firmamos cuando entramos a vivir. Debemos observar si existe alguna cláusula que especifique la antelación con la que tenemos que avisar al propietario de nuestro deseo de cambiar de domicilio. Si no cumplimos lo que ahí se establece podríamos incurrir en un incumplimiento de contrato y ver cómo se nos escapa la fianza. En junio de 2013 se reformó la Ley de Arrendamientos Urbanos permitiendo poder abandonar el piso a partir de la sexta mensualidad avisando con un mes de antelación.

El segundo consejo, por tanto, es avisar al arrendador con tiempo. La sugerencia que nos da el Colegio de agentes inmobiliarios de Cataluña es que también dejemos constancia de nuestra decisión por escrito, ya sea a través de un correo electrónico, un fax u otro documento.

La vivienda debe quedar tal cual estaba cuando nos entregaron las llaves, salvo los elementos que se han deteriorado por el tiempo o por una causa inevitable. Dependiendo de las cláusulas y del propietario, a la pared que pintamos del color que más nos gustaba puede que tengamos que devolverle el color original, ya que de lo contrario podríamos perder parte de la fianza.

Para nuestra comodidad y para evitar problemas debemos dar de baja los servicios que tengamos contratados a nuestro nombre, como agua, luz o internet. Si no llevamos a cabo esta acción, es posible que acabemos pagando más de lo consumido.

El último paso es la devolución de la fianza. Una vez que el propietario ha revisado el inmueble, ha valorado que no hay desperfectos y que todo está correcto, debe devolverte el dinero en el momento en que tú le entregas las llaves. Si se excede más de 30 días conlleva intereses y podrías llevarle a un proceso judicial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>