Compartir piso: una alternativa de alquiler

¿Vas a salir de tu casa para irte a otra ciudad durante un tiempo determinado y aún no sabes donde vivir? ¿Crees que la mejor alternativa es alquilar pero te supone un coste muy caro? ¡Plantéate no hacerlo sol@!

Ya son muchas las personas que se plantean compartir una vivienda cuando salen de su casa, o bien por trabajo o bien por estudios, y saben cuando van a volver. Una de las opciones más elegidas es compartir piso. Es la forma más barata de afrontar tu primera escapada del hogar en solitario.

En este sentido, comunicarte que alquilar una habitación en un piso en España cuesta alrededor de 300 euros mensuales. Estos son datos recogidos en el IBI durante este penúltimo trimestre del año 2015.

No obstante, no tiene que ser igual en todas las ciudades del país, por lo que calcula cuánto te quieres gastar de tu salario en arrendar una casa y selecciona las mejores ofertas. Aunque, normalmente, se suele gastar el 40% de los beneficios en dicho cargo económico. Estos son datos referentes de EasyPiso, un portal web destinado a informar acerca de los pisos compartidos disponibles en todo el territorio español.

Comparte piso de forma fácil y económica

Comparte piso de forma fácil y económica. Fuente: trabajaenfrancia.com

Los expertos comentan que…

Hay casos extremos en los que se certifica que algunos inquilinos se gastan el 76% de su jornal en pagar una vivienda debido a que en lugares españoles, como Ibiza el coste medio de alquiler es de 525 euros. Por este motivo, muchos de ellos se ven obligados a tener que prescindir de ciertos alicientes necesarios para subsistir para tener una cama y un aseo. Suena macabro pero es así. Entonces, llegados a esta situación límite, expertos aconsejan que hay que intentar gastarte un 30% neto de tu sueldo en un piso de alquiler.

Desde el comienzo de este mes de septiembre, son muchos los estudiantes que demandan piso en ciudades universitarias como Barcelona o Madrid. Aunque en ciudades como Zaragoza, Valencia, Salamanca, Málaga, Granada o Sevilla existen muchos estudiantes, así que la mejor estrategia es que te pienses muy bien donde quieres ir a vivir y qué es lo que te quieres gastar, y sobre todo, en qué vas a dedicar tu tiempo en ese sitio puesto a que hay ciudades muy baratas, como Cáceres, Zamora u Orense que el coste medio por alquiler es de 160 euros.

Pero la experiencia es un grado, y ya sabemos que los jóvenes entre 16 y 25 años, no quieren ciudades pequeñas para vivir. Salen de su casa, normalmente una capital o pueblo de provincia, y lo que no quieren es residir en un sitio semejante.

Por lo tanto, te recomendamos que estudies bien tu situación, y que si no hay más remedio que vivir en Barcelona o Madrid, te lances a la aventura con algún amigo, o te pongas al día en portales de Internet y conozcas a gente en las mismas condiciones que tú. Entonces, ambos saldréis a flote y podréis subsistir de forma más holgada y permitiros ciertos lujos que hasta hora os resultaban utópicos, como comprarte ropa con asiduidad o salir a tomar algo los fines de semana.

8 consejos para elegir piso de estudiantes

A pesar de encontrarnos a 27 de Marzo en mi piso ya nos empezamos a impacientar por saber dónde vamos a estar viviendo en unos meses. La elección de un piso de estudiantes es algo que se debe analizar y debatir mucho. Es un espacio compartido en el que vas a tener que pasar muchos meses. Por eso es mejor que la búsqueda empiece con el suficiente tiempo para que después no tengas que pillar la última vivienda que queda en la ciudad porque todos los demás han sido afianzados desde hace meses.

Hoy he decidido mostrar cuales son los 8 aspectos más importantes a tener en cuenta para conseguir el piso perfecto, al menos para los estudiantes porque seamos sincero, a nosotros con que tenga cama y buena señal de internet nos es suficiente. Con esto voy a intentar que tus imprescindibles sean algo más exigentes.

10074599-amigos-bebiendo-cerveza-en-casa-y-viendo-la-television

  1. Evita en cuanto puedas las inmobiliarias. No seas vago y patéate las calles de la ciudad en busca de anuncios y cartelitos de alquileres, ahorrarás un buen pellizco.
  2. El barrio ni muy a las afueras ni en plena zona de marcha. En ciertas ocasiones sale rentable gastar algo más de dinero en el alquiler que en el bono de transporte que tengas que sacar después porque tanto la Universidad como los sitios de interés estás más lejos que si te hubieses quedado en tu pueblo.
  3. El número de habitaciones debe ser igual al de personas que van a vivir en la casa y si están lejos del salón mejor, lo agradecerás cuando tus compañeros de piso monten fiestas allí.
  4. Si sois más de dos personas buscad que tenga mínimo dos cuartos de baño, los turnos por la mañana son casi tan inútiles como los de limpieza de la semana.
  5. En la cocina que no falte el microondas, lo de calentar la leche en el cazo ya no se lleva así que no quieras verte también manchando de más por darle el toque de calor a los tapers de tu madre.
  6. La zona debe contar con varios establecimientos para comprar comida, ya sea Día, Alcampo o Mercadona. Comprar en el chino la merienda de la tarde está bien pero no la comida del mes.
  7. Lee el contrato antes de firmarlo. Enserio, léelo, porque en caso de no estar conforme con algún punto es mejor comentarlo antes para intentar cambiarlo que llevarte luego la sorpresa de que el casero quiere sancionarte económicamente por haber tenido un perro cuando no podías.

dia_del_amigo-comida-cena-amigos-celebrar-amistad-brindis_MUJIMA20130612_0006_32

El 8º y último punto va en función de la provincia en la que vayas a alquilar. Hazte un favor y si vas a vivir en Madrid o en cualquier otra zona donde los inviernos sean largos y pronunciados de exigir que cuente con calefacción, vas a alquilar un piso y no un iglú.

No le des mucha importancia a la decoración del sitio, es lo de menos, luego siempre se podrá decorar al gusto de los que viváis en ella: colgar fotos, alinear botellas en las típicas estanterías donde nunca saber que poner o con cualquier objeto que la gente que os visite se deje allí. Ahora si, teniendo en cuenta todo esto, ya estás listo para afrontar el reto de buscar piso.